Separación

Fases y cuidados en el postparto

Suelo pélvico en el postparto

Hoy vamos a hablar de los límites del postparto, que es lo que se espera después de dar a luz y  en especial sobre el tratamiento y cuidados del suelo pélvico en el postparto. 

Cuando la mujer vuelve a casa después de parir suele tener bastantes dudas. Aparte del hecho de tener al bebé y manejar cosas como la lactancia, nota cambios en su cuerpo que a veces le cuesta gestionar, especialmente si es primípara. 

Fases del postparto

El periodo que sigue inmediatamente al parto se le denomina puerperio, y es la época en la que se produce la vuelta a las condiciones pregestacionales.

Tiene una duración variable dependiendo de la mujer y comprende varias etapas:

  • Postparto inmediato: (primeras 24 horas) que es cuando la mamá está más sensible ya que hay riesgo de hemorragias por los mecanismo hemostáticos uterinos con lo cual hay que hacer reposo.
  • Postparto mediato: del 2-10 día aproximadamente y es cuando comienza la involución del utero volviendo este a su tamaño normal, pueden aparecer loquios que duran entre 6 y 8 semanas postparto. Los loquios es algo normal y son secreciones formadas por sangre, flujo y tejido placentario. En estos primeros días se inicia la lactancia que resulta más fácil si la mamá y el bebé tienen su contacto sin perturbaciones.
  • Postparto alejado: se extiende hasta los 45 días, el retorno de la menstruación indica su finalización. Si no se da el pecho suele volver al mes
  • Postparto tardío: puede llegar hasta los 6 meses y es un periodo de lactancia activa.

La vuelta a las condiciones pregestacionales depende de cada mujer: el clima hormonal, la lactancia, la vuelta de la menstruación y el tiempo que se le dedique a la readaptación física marcarán cuanto pueda alargarse; no siendo nunca comparable una mujer con otra.

Recomendaciones la primera semana

Durante la primera semana de postparto la mujer puede experimentar dificultades en sus mecánicas pélvicas en función del tipo de parto que halla tenido, como son la micción o la defecación. 

Si ha habido una episiotomía o un desgarro la mujer puede tener miedo de ir al lavabo a defecar. En esta primera fase es importante asegurar el vaciado de las heces utilizando un taburete bajo los pies, bebiendo una cantidad suficiente de agua y en general cuidando de la cicatrices.

  • Lactancia: se recomienda dar el pecho tumbadas los primeros días porque la pelvis esta muy inestable, así como mantener un nivel de hidratación correcto.
  • Si hay hemorroides limpiarse con agua la zona, evitar frotar la zona perineal.
  • Si hay sangrados: preferiblemente ir sin bragas y sentarse sobre un empapador para evitar que la zona tenga permanentemente humedad. Se recomienda además limpiarse con infusión de farigola.
  • En caso de cesárea: evitar toda compresión y tracción sobre la cicatriz durante los primeros días, mantener la herida limpia y seca e intentar que algún rato esté al aire. Procurar al cambiar de postura de tumbada a sentada haciéndolo primero de lado. 

Recomendaciones el primer mes

Durante el primer mes se aplican las recomendaciones previas en cuanto al cuidado de las mecánicas pélvicas (micción y defecación) a las que se añaden:

  • Empezar a hacer contracciones del periné para activar el suelo pélvico.
  • No empujar con el abdomen al respirar o al hablar, empezar a tomar conciencia de la zona pélvica.
  • Evitar el estreñimiento: beber líquidos, usar supositorio de glicerina si es necesario. Tras defecar hacer 2 o 3 hipopresivos para ascender el periné.
  • Lactancia: colocar al bebé en el lado que note caliente.
  • Cicatrices perineales: mantener las recomendaciones previas en cuanto a cuidados de la piel. Cuando hay puntos estos se caen solos, no debes tirar de ellos ni quitarlos, dependiendo del tipo de cicatriz (si episio o en caso de desgarro, del grado) puede tardar entre 10-21 días.
  • Cesáreas: una vez se hallan caído los puntos puedes empezar a aplicar gel cicatrizante de silicona dos veces al día. Hidrata y masajea la cicatriz por encima y alrededor, ayuda a que vuelva la sensibilidad.

Si te han practicado una cesárea es posible que además notes alterado el deseo miccional y defecatorio las primeras semanas, esto es pasajero y se recupera en la medida en que se recupera la cicatriz.

Cuando valorarse el suelo pélvico en el postparto

Se recomienda en todos los casos realizar una valoración postparto tras la cuarentena si ha sido parto vaginal y 60 días en caso de cesárea. Aunque hallas ido a realizar tu valoración postparto con tu matrona hay varios aspectos que se deben valorar y tratar con Fisioterapia tras dar a luz, aspectos funcionales y posturales que influirán a medio y largo plazo en que tengas una salud postural y perineal óptimas.

El tratamiento de las cicatrices es fundamental, tanto en cuanto a  favorecer la cicatrización como para prevención de otras consecuencias como contracturas perineales o de la zona abdominal. Se estima que 3 de cada 10 mujeres con episiotomía padecen dolor con las relaciones sexuales pasados 6 meses tras dar a luz, un porcentaje bastante importante. Por tanto, te recomiendo que te trates de forma precoz una vez la herida halla cerrado.

Las cicatrices de cesárea suponen una pérdida de deslizamiento de los diferentes planos que forman la pared abdominal, al cortarse 7 capas que posteriormente se cosen en 3. El tratamiento de estos planos tanto por fuera como por dentro (vía vaginal) mediante terapia miofascial y diatermia, te ayudará a evitar adherencias, dolor y hará que tu sensibilidad se normalice antes.

Indistintamente del tipo de parto que hallas tenido tu faja abdominal y tu suelo pélvico han soportado bastante peso durante 9 meses, por lo que es habitual encontrarse un abdomen y suelo pélvico desprogramados. La reeducación uroginecológica es preventiva y restaurativa y debería ser indicada en todas las mujeres especialmente con antecedentes obstétricos.

"Siempre hay que reeducar la faja abdominal y el suelo pélvico en el postparto, no importa si fue parto vaginal o cesárea. La valoración del Fisioterapeuta no tiene nada que ver con la valoración que te haga el médico o la matrona, ya que nosotros valoramos el aspecto funcional."

Aspectos a grandes rasgos que valoramos y tratamos los fisioterapeutas Uroginecológicos

  • La postura: tu eje de gravedad, rotación pélvica y curvaturas
  • El abdomen: diafragma, presencia de cicatrices de cesárea, diástasis abdominal, patrón respiratorio, activación de la faja abdominal de forma correcta.
  • El suelo pélvico: activación correcta, puntos dolorosos, cicatrices de episiotomía.
  • Patrón defecatorio y miccional: tratamiento de incontinencia de orina, gases o fecal.
 

Todas estas estructuras deben valorarse y tratarse correctamente para tener un postparto más saludable y prevenir posibles disfunciones del suelo pélvico dado que el suelo pélvico se deteriora por 3 motivos fundamentales:

  • Déficit de reflejos: por un estiramiento excesivo sobre los nervios debido a la presión excesiva y un mal funcionamiento muscular.
  • Déficit de los tejidos de sostén: el tejido conjuntivo es el 80 por ciento del suelo pélvico y está formado por colágeno que se ha visto que se destruye ante los excesos de presión.
  • Déficit abdominal: si el abdomen no trabaja de forma correcta y tenemos una buena postura el suelo pélvico acaba por debilitarse.

«Cómo veis el denominador común es la presión, de modo que el embarazo y el parto son eventos claves para el suelo pélvico en la vida de la mujer. Si quieres prevenir complicaciones no descuides esta zona tan importante». 

Edurne Escalada

¡Comparte el artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Difusión, educación, vivir nuestro cuerpo y nuestra anatomía de forma consciente, plena y sin tabús.

Separación

@edurne_escalada

“ Tu viaje hacia
una mejor salud pélvica.”

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?