Suelo pélvico y dolor lumbar

¿Conoces el papel que el suelo pélvico tiene en la aparición y perpetuación del dolor lumbar? ¿Padeces dolor lumbar desde hace tiempo? Si este es tu caso, si no has respondido a los tratamientos habituales: fisioterapia, higiene postural y actividad física; tu problema podría venir de ahí abajo.

Dolor lumbar, dolor sacroilíaco y pseudociático

El dolor en la parte baja de la espalda puede manifestarse tanto sobre la propia columna lumbar (lo que llamaríamos la «cintura»), descender o enfocarse en las articulaciones sacroilíacas (los «hoyuelos» a la altura de los glúteos) o incluso irradiar hacia las extremidades inferiores en forma de ciatalgia.

Causas de aparición del dolor

Este tipo de dolores pueden aparecer de forma aguda debido a traumatismos, malos gestos, espasmos musculares o por brotes en pacientes con patología reumática inflamatoria; no obstante en la mayoría de los casos tienden a la cronificación, asociándose o no a procesos degenerativos de la columna. La falta de actividad física, el estrés, problemas biomecánicos de las extremidades inferiores y desequilibrios del CALP (complejo lumbo-abdomino-lumbopélvico) son algunas de las causas que perpetúan el cuadro.

También se asocian a problemas viscerales, estreñimiento, hipertonías pélvicas y cirugías abdominales que crean un desequilibrio en la buena gestión de la presión abdominal.

El dolor lumbar es heterogéneo, habitualmente multifactorial y ligado como en todos los casos al contexto biopsicosocial de la persona. El miedo al movimiento, la realización excesiva de pruebas de imagen para encontrar un diagnóstico y las conductas catastrofistas por parte de los pacientes e incluso a veces influidas por los propios profesionales de la salud pueden ser causa de cronicidad.

Influencia del CALP sobre el dolor lumbar

El CALP o complejo lumboabdomino-pélvico tiene una tremenda influencia en como las presiones se gestionan dentro de nuestro abdomen y nuestra pelvis menor. La columna lumbar forma parte indivisible de este CALP, influye sobre él y sufre cuando el sistema falla.

Diafragma

Músculo respiratorio de orientación anterio-posterior y sentido latero-lateral, es el mayor hiperpresor del abdomen y la principal bomba linfática.

Se comporta como un pistón descendiendo con la inspiración y ascendiendo con la espiración. Debe tener un tono adecuado y para ello precisa que la respiración se realice de forma adecuada, con una buena colocación de la espalda y la parrilla costal.

Las situaciones que pueden producir hipertonías diafragmáticas son: estrés emocional crónico, el bruxismo, problemas digestivos, patología respiratoria, adicción al tabaco y posiciones de decaimiento de la zona dorsal que no permiten una movilidad adecuada.

Pared abdominal

Está formada de dentro hacia afuera por el transverso abdominal, los oblicuos externo, interno que se extienden lateralmente y en la parte anterior por los rectos abdominales.

En el centro las aponeurosis y expansiones musculares se unen para formar la línea alba (tejido conectivo que transmite y gestiona las fuerzas que llegan de dicha musculatura).

En este contexto será el transverso el que más nos interesará ya que por lo general tiende a la «atrofia» y a desprogramarse fácilmente haciendo que la pared abdominal se abombe ante los incrementos de la presión y haciendo que el suelo pélvico acabe pagando las consecuencias.

El transverso abdominal es el primero que debe activarse ante cualquier aumento de la presión abdominal seguido del resto de músculos de la pared abdominal.

Anillo óseo: columna lumbar, sacro e ilíacos

La columna lumbar está formada por 5 vértebras que se expanden desde la L1 a la L5, se unen a través de discos y a través de carillas articulares confiriendo una multitud de movimientos tanto de flexo-extensión, como inclinaciones, rotaciones y movimientos combinados.

La musculatura lumbar y abdominal tiene la capacidad de realizar dichos movimientos siempre precedido por una pre-activación de la musculatura profunda.

La columna lumbar se ancla al sacro a través de la L5-S1 y este mismo sacro se engancha a la pelvis a través de unas articulaciones conocidas como sacroilíacas que realizan pequeños movimientos de deslizamiento.

El sacro está íntimamente relacionado con toda la vida visceral de la pelvis menor a través de fascias, ligamentos y expansiones de tejido conectivo. Toda la musculatura perineal se engancha al cóccix por detrás y por delante hasta el pubis, formando una especie de paraguas.

Además en la zona lumbar la Fascia Toracolumbar sirve de anclaje a las expansiones de la musculatura abdominal entretejiéndose con otras fascias como la fascia renal.

Suelo pélvico

El suelo pélvico es el último elemento de amortiguación de la presión. Esta formado por dos triángulos: el triángulo anterior del periné y el posterior. Ambos triángulos se definen por su posición por encima y debajo del transverso profundo del periné, siendo el triangulo anterior más superficial y formado por musculatura con función preferentemente sexual y el triángulo posterior se dirige hacia la cara posterior y en profundidad formado el elevador del ano.

Si quieres visualizar con más detalle como es tu pelvis y tu suelo pélvico haz click aquí

El suelo pélvico tiene entre sus funciones asegurar la continencia, la micción, la defecación y la sexualidad. Las disfunciones perineales son habituales tanto por incontinencia, como por dolor. Cuando hay un exceso de presión sobre la pelvis puede dañarse la continencia y producir una caída de los órganos a través del orifico vaginal y anal, lo que conocemos como prolapsos. El suelo pélvico debe activarse de forma refleja ante los incrementos de la presión abdominal en la misma medida que lo hace el tranverso, lo que conocemos como sinergia abdomino-perineal.

Cómo influye el suelo pélvico en el dolor lumbar

En ocasiones el dolor lumbar se asocia a problemas del suelo pélvico o de las vísceras de la pelvis menor. Si las presiones no se están gestionando bien puede haber problemas de hipotonía o hipertonía muscular, exceso de tracción sobre los ligamentos produciendo un descenso de algún órgano y siendo causa de dolores referidos a la zona lumbar y lumbosacra.

En otros casos puede haber adherencias dentro de la pelvis posteriormente a una cirugía, a un parto, o por alteraciones de tipo menstrual o ginecológico, sdr del dolor miofascial pélvico, alteraciones en la movilidad de la cadera que se une a la pelvis y a la musculatura perineal a través de los obturadores internos, etc. Todo esto también es causa de dolor referido en la parte baja de la espalda.

Sea como fuera, si los tratamientos habituales no han dado resultado, si las pruebas de imágen son normales siempre habría que considerar el papel de la pelvis menor y del suelo pélvico en la perpetuación del dolor.

La valoración funcional fisioterápica resulta fundamental si quieres hacer un buen abordaje de ese CALP, que como ya hemos visto es un sistema…no podemos olvidarnos del periné solo porque sea un tabú. La Fisioterapia Pelviperineal se encarga de la valoración, readaptación de la zona lumbo-pélvica-perineal desde una perspectiva no solo uroginecológica sino traumatológica.

Las disfunciones asociadas a los órganos: estreñimiento, incontinencia, urgencia miccional o defecatoria a veces no aparecen hasta el final, no son el primer elemento que da la cara, pero sí lo es el dolor lumbar.

Cómo se valora el suelo pélvico

Para valorar el suelo pélvico hay que hacer una valoración que incluya el CALP al completo: diafragma, columna lumbar y pared abdominal. La ecografía dinámica da muchísima información sobre el comportamiento de la pared abdominal tanto como valoración como para tratamiento.

La valoración perineal es de tipo ginecológico, eso es intracavitario (vía vaginal y/o rectal). Se realiza un examen pélvico para ver el funcionamiento de las estructuras de la pelvis menor.

Los Fisioterapeutas expertos en este área no somos ginecólogos, somos fisios que valoramos función, solo que sobre una zona que es menos «accesible» y más «íntima»

Pregunta a tu fisioterapeuta de confianza si conoce algún profesional especialista a quién pueda derivarte, consulta con él/ella la conveniencia de hacer un exámen pélvico. Si no es este el caso busca un centro sanitario homologado dónde puedes encontrar profesionales que nos dedicamos a esta área. Igualmente puedes consultar a los colegios profesionales de cada comunidad.

Si quieres saber en que consiste la valoración del suelo pélvico click aquí

Disfunciones habituales que pueden producir dolor lumbar

Ahora te dejo una lista de disfunciones/problemas habituales que pueden afectar al suelo pélvico y dar dolor lumbar, sacroilíaco y ciático.

  • Partos instrumentalizados
  • Malas posiciones del cóccix
  • Infecciones urinarias de repetición
  • Prolapsos de órganos pélvicos
  • Hipertonías pélvicas
  • Adherencias pélvicas
  • Cicatrices abdominales
  • Endometriosis
  • Sdr del elevador del ano
  • Estreñimiento de tipo distal

Los cambios a nivel tisular marcados por la menopausia, el embarazo, el parto y cualquier alteración uro-ginecológica pueden ser causa de dolor lumbar y coexistir a la vez.

Tratamiento del dolor lumbar desde el suelo pélvico

Una vez realizada la valoración funcional el fisioterapeuta decidirá que técnicas realizar para ayudarte con tu dolor lumbar, estas técnicas comprenden:

  • Terapia manual intracavitaria (vaginal/rectal)
  • Terapia manual y técnicas miofasciales externas
  • Punción seca
  • Técnicas descongestivas
  • Técnicas moduladoras del dolor
  • Ejercicio activo de reeducación abdominal-pelviana
  • Terapia por radiofrencuencia
  • Reeducación postural

Los tratamientos siempre tienen asociada una parte pasiva y activa que precisan paciencia y auto-responsabilidad del paciente en el cuidado de su salud.

¿Te ha parecido útil?

Publicado por Edurne Escalada

Fisioterapeuta Uroginecológica y Obstétrica. Especialista en Terapia Manual y dolor miofascial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: