Cómo es la primera valoración del suelo pélvico

Hoy os voy a hablar un tema que trae cola…..la valoración del suelo pélvico; y no me equivoco al afirmar que hay muchas, muchísimas mujeres que cuando vienen por primera vez a consulta a que se les valore el suelo pélvico no tienen ni idea exactamente de a qué vienen, y no me extraña, porque por desgracia la Fisioterapia Pelviperineal aún continúa siendo una de las grandes desconocidas dentro de la profesión (aunque quiero pensar que cada día menos), y lo mismo pasa con muchos otros profesionales de la salud que sólo conocen (si conocen) a grandes líneas nuestra labor.

Por tanto creía necesario escribir esta entrada y ponerla a disposición de aquellas mujeres que tienen dudas sobre si ir a hacerse una valoración, si quieren saber en qué consiste o por otra parte se están planteando si tal vez la necesitan. Confío en que sirva para despejar tus dudas y hacerte una idea de en que va a consistir esa primera visita.

En qué consiste la valoración del suelo pélvico

La valoración del suelo pélvico es un exámen que realizamos los Fisioterapeutas expertos en Uroginecología y Obstetricia para conocer la funcionalidad de tu suelo pélvico. Tu suelo pélvico es un estructura musculo-ligamentosa compleja que cierra la pelvis menor en su parte inferior, sirve de hamaca para sostener los órganos que allí se encuentran y es responsable de las funciones de micción, defecación, continencia de los gases y todo lo que tiene que ver con la función sexual como es la menstruación, el placer y la reproducción.

El examen se divide en dos partes: primero se realiza una entrevista o ANAMNESIS para después pasar a hacer una EXPLORACIÓN global en la que se valorará el suelo pélvico por fuera y por dentro.

Durante la entrevista el Fisioterapeuta realiza una serie de preguntas para conocer todos los aspectos que le orienten hacia un posible diagnóstico que enlace con la exploración clínica. Por supuesto se pregunta sobre el motivo de consulta, los hábitos miccionales, defecatorios, esfera sexual, presencia de dolor, antecedentes médicos, uroginecológicos y obstétricos; así como se recogen otros datos sobre la vida del paciente como la practica o no de actividad física, presencia de estrés, estado emocional, etc.

La idea es que el profesional recoja todo lo que pueda ser relevante de cara al motivo de consulta y eso incluye a veces preguntas de carácter íntimo, pero no te preocupes, nuestra labor incluye entre otras cosas conocer lo más detalladamente tu situación para poder dar solución a tu problema lo más eficazmente posible, y para esto conocer tus hábitos nos da muchísima información.

En la segunda parte se hace la exploración que incluye:

  • Una valoración postural (ya que el suelo pélvico influye en gran medida sobre la postura y es consecuencia de ella). El suelo pélvico no trabaja de forma aislada, sino que lo hace junto a la pared abdominal, amortiguando los incrementos de la presión y por tanto la postura corporal y el modo en que se amortiguan dichas presiones influirá sobre el.
  • Un examen de la pared abdominal y diafragma, que se puede acompañar de un control ecográfico para visualizar más a fondo las estructuras de la pelvis menor, órganos y funcionalidad de la musculatura. Se realizan test de percusión y reflejos para determinar la presencia de gases, la tensión del diafragma (que no debe ser elevada porque incrementa la presión abdominal), el estado de la piel, los rectos abdominales, activación del transverso, comportamiento de la pared abdominal al esfuerzo, valsalva, contracción activa, etc. Te pedirán cosas como «tose, contrae, lleva el ombligo adentro y hacia arriba».
  • Una valoración perineal (propiamente del suelo pélvico) extra e intracavitaria dónde se visualiza la zona genital y se valoran por dentro los tejidos (vía vaginal y/o vía rectal), órganos y la musculatura. Esta parte de la valoración tiene un carácter más íntimo y puede ser más complicada para algunas personas. Debes comprender que para nosotros es muy importante poder realizarla para valorar exactamente como está tu suelo pélvico, no obstante, te informo que como paciente estás en tu derecho de que se interrumpa en cualquier momento y debes ser debidamente informada y tratada con el respeto que mereces. Con esto podemos valorar como están tus mucosas, la elasticidad del periné, reflejos, abertura vaginal, estado general de la piel, fuerza, propiocepción, movilidad de la uretra, posición de los órganos, ángulo colorrectal, estado de la musculatura, etc.
Se realiza una valoración postural, abdominal y perineal que incluye técnicas extra e intracavitarias

Tras la valoración: pautas y tratamiento

Tras la valoración el Fisioterapeuta te explicará qué hallazgos ha encontrado y te planteará un tratamiento a seguir que podrá ser de más o menos duración, con una periodicidad determinada y en la que muy probablemente se incluirán pautas para que realices en casa. Estas pautas pueden incluir reeducación de hábitos, medidas higiénico-dietéticas, ejercicios, etc. Además es habitual apoyarnos en el uso de distintos dispositivos que ayuden a la reeducación del suelo pélvico, entre los más populares se encuentran la electroestimulación, las bolas chinas o los vibradores vulvares.

Se puede pautar el uso de determinados dispositivos en casa que nos ayudan en el tratamiento, como la electroestimulación, los vibradores vulvares, las bolas chinas, dilatadores, etc.

Como en todo proceso de recuperación la implicación del paciente es fundamental, así como mantener una comunicación fluida con el fisioterapeuta, por tanto, comprender que todas las pautas que se den en consulta constituyen un pilar sobre el que se construirá todo el proceso rehabilitador es muy importante.

Además, los tratamientos de reeducación del suelo pélvico no siempre deben venir precedidos de la aparición de un síntoma. Muchas veces la prevención es importantísima sobre todo en la aparición de ciertos problemas que ocurren con el paso del tiempo y las consecuentes fluctuaciones hormonales. La gestión de la presión es uno de los pilares fundamentales en la reeducación pelviperineal y ayuda a prevenir disfunciones como son los prolapsos de órganos, la incontinencia o el estreñimiento.

Técnicas utilizadas en consulta

A parte de las pautas que te he indicado anteriormente los Fisioterapeutas del Suelo pélvico disponemos de un amplio abanico de técnicas para rehabilitar las disfunciones pelviperineales: técnicas manuales, ejercicio terapeútico y electroterapia.

Las más populares incluyen:

  • Terapia manual
  • Electroestimulación
  • Neuromodulación
  • Técnicas instrumentales
  • Radiofrecuencia
  • Reeducación vesicoesfinteriana
  • Ecografía funcional
  • Gimnasia abdominal hipopresiva
  • Ejercicios específicos de reeducación del suelo pélvico y del CALP (complejo lumbo abdomino lumbo pelviano)
  • Vendaje neuromuscular

Cómo saber si necesito valorar mi suelo pélvico

La valoración del suelo pélvico se puede realizar en diferentes momentos de la vida y bajo diferentes circunstancias. Son muchas las disfunciones que pueden aparecer a nivel de la esfera pélvica y perineal, y por ello, debemos prestarle la misma importancia que a otras zonas de nuestro cuerpo.

A grandes rasgos te diré que sería interesante que valores tu suelo pélvico en las siguientes circunstancias:

  • Si tienes pérdidas de orina (aunque sólo sean unas gotitas)
  • Si padeces estreñimiento crónico
  • Si tienes problemas para contener los gases o los heces
  • Si padeces de dolor lumbar que no termina de resolverse con los tratamientos habituales
  • Si te cuesta orinar, notas que hay pérdida de presión del chorro o por el contrario orinas demasiado a menudo y volúmenes muy pequeños
  • Si notas dolor en la pelvis, sensación de presión en el bajo vientre, escozor, hormigueo…
  • Si tienes dificultades durante las relaciones sexuales, si padeces dolor, disminución de la sensibilidad o dificultad para llegar al orgasmo
  • Si padeces de infecciones vaginales de repetición o cistitis recidivantes
  • Si vas a ser mamá, quieres quedarte embarazada, o si ya has sido mamá (no importa que hallan pasado años desde que lo fuiste, siempre es interesante realizarla)
  • Si tienes diastasis de los rectos (notas un bulto que sale cuando te doblas hacia adelante), o un surco
  • Si padeces dolor durante la menstruación
  • Si realizas deporte de alto impacto o tienes un trabajo muy sedentario o muy presivo
  • Si estas en la menopausia
  • Si vas a ser intervenida o te han intervenido de alguna cirugía abdominal o perineal
  • Si notas bulto o pesadez en la vagina

Si te sientes identificada con cualquiera de estas situaciones es interesante que realices una consulta de valoración de tu suelo pélvico, no es necesario esperar a que aparezcan síntomas para empezar a cuidarte. Si quieres conocer las diferentes especialidades que se tratan desde la fisioterapia del suelo pélvico haz click aquí.

Publicado por Edurne Escalada

Fisioterapeuta Uroginecológica y Obstétrica. Especialista en Terapia Manual y dolor miofascial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: