Dolor lumbopélvico en el embarazo

Definición de dolor lumbopélvico en el embarazo

El dolor lumbopélvico es aquel que se produce a nivel de la columna lumbar y zona pelvica anterior y/o posterior, con irradiación o no a las extremedidades inferiores. Este patrón de dolor tiene una alta prevalencia en las mujeres, asociado a desordenes biomecánicos y posturales fundamentalmente.

Durante el embarazo es muy común padecerlo, de echo casi el 80 por ciento de las mujeres embarazadas manifiestan haberlo padecido en mayor o menor medida durante la gestación, sobretodo cuando el embarazo estaba más avanzado, entre el segundo y tercer trimestre.

El dolor lumbopélvico durante el embarazo es fruto de una serie de alteraciones biomecánicas que de no tratarse conllevan un exceso de presión y/o tensiones en diferentes áreas corporales.

Cambios corporales durante la gestación

El cuerpo de la mujer embarazada experimenta una serie de cambios durante la gestación que pueden influir en la aparición del dolor lumbopélvico. Los cambios que se producen son:

Cambios posturales

El aumento de tamaño del abdomen conlleva toda una serie de modificaciones biomecánicas a nivel de la pelvis, coxofemorales y columna lumbar. El cambio del eje de gravedad hace que el cuerpo de la mujer desarrolle una serie de compensaciones aumentando el estrés ligamentoso y articular.

Estos cambios posturales se van sucediendo a medida que va creciendo el útero y producen:

6 Tips para cuidar la postura en el embarazo
  • Una rotación anterior de la pelvis.
  • Aumento de la lordosis lumbar con más estrés para las articulaciones.
  • Incremento de la presión intraabdominal y sobre el suelo pélvico.
  • Cierre anterior con enrollamiento de los hombros y anteposición de la cabeza.
  • Horizontalización de las costillas, ascenso del diafragma y redistribución de los órganos.

Aumento del contenido de agua corporal

El contenido total de agua corporal aumenta en cerca de 8’5 litros en la mujer embarazada. Este aumento de líquido se produce a nivel de las macromoléculas presentes en el tejido conectivo de la columna vertebral y pelvis, incrementando a su vez la laxitud de estas articulaciones, contribuyendo a la aparición del dolor.

Congestión de los vasos epidurales

La congestión de los vasos epidurales (esto es, los que se encuentran dentro de la médula) se produce por el aumento de volúmen plasmático (aumento del volúmen de sangre en el organismo) sumado a la compresión sobre la vena cava por el crecimiento uterino. La congestión de los vasos produce dolor.

Cambios hormonales

Los cambios hormonales que se producen debido al aumento de la progesterona y la relaxina especialmente, hormona encargada de aumentar la laxitud a nivel de las articulaciones para permitir la acomodación del bebé durante el embarazo y el parto, pueden ser causa del dolor por un exceso de tensión sobre los ligamentos.

Tipos y localizaciones del dolor lumbopélvico

Como hemos dicho el dolor lumbopélvico puede afectar a la zona lumbar, pélvica e irradiar a extremidades inferiores.

Oscary Guillen on Twitter: "El pubis, hueso de la parte anterior ...

Se puede además asociar a:

  1. disfunciones de la sínfisis pubiana
  2. disfunciones del sacro
  3. diástasis recti
  4. síndome del piramidal
  5. neuralgias
  6. disfunciones del suelo pélvico
  7. dolores costales
El dolor lumbopélvico es heterogéneo y complejo, será necesaria una valoración adecuada por un fisioterapeuta formado en pelviperineología para determinar qué estructuras son las responsables del dolor desde una perspectiva integradora con el resto del cuerpo y teniendo en cuenta las particularidades de la mujer embarazada

Tratamiento del dolor lumbopélvico durante el embarazo

La mejor forma de prevenir el dolor lumbopélvico durante el embarazo es cuidar nuestra salud física durante la gestación. Para ello acudir a un profesional que nos oriente sobre la actividad física que podemos hacer será fundamental. Aprender que ejercicios son adecuados, controlar la buena activación del transverso abdominal, no realizar hiperpresiones…. todo esto nos ayudará a tener una gestación más saludable.

Está demostrado que el ejercicio físico durante el embarazo tiene muchísimos beneficios tanto para la mamá como para el bebé y entre ellos se encuentra la mejora de la postura, la prevención del dolor de espalda y control del aumento de peso.

Si quieres conocer más a cerca de como la actividad física puede ser tu aliado durante el embarazo click aquí.

Además realizar una valoración postural con tu fisioterapeuta te será muy útil para conocer que aspectos debes trabajar durante cada trimestre de tu embarazo.

En cuanto a la terapia en consulta técnicas como la terapia manual osteoarticular, terapia miofascial, terapia visceral… serán poderosas herramientas que ayudarán a aliviar tensiones y prevenir la aparición de desequilibrios biomecánicos que puedan acabar produciendo dolor.

No hay que esperar a que aparezca dolor para acudir al fisioterapeuta obstétrico. Tu fisioterapeuta te dará consejos y te enseñará ejercicios que te pueden ayudar mucho.
Del mismo modo, aliviar las tensiones que se puedan producir durante este tiempo y en especial a partir del segundo trimestre hará que te encuentres mejor.
También se recomienda acudir si apareciese incontinencia urinaria, dolor perineal, pesadez en las piernas o molestias digestivas.
Además el tono perineal será un aspecto a valorar sobretodo a partir de la semana 28-30 ya que de cara al parto es interesante haber trabajado su elasticidad.

Por tanto tus aliados serán:

  • Ejercicio físico adaptado y regular.
  • Trabajo postural controlado con un fisioterapeuta formado.
  • Terapia manual para reequilibrar las tensiones que puedan aparecer.
  • Dieta sana y descanso adecuado.
  • Paz, tranquilidad y mucho amor!

Espero que esta entrada te sea útil. Si quieres saber más a cerca de otros aspectos relativos a la salud en la mujer, no dudes en seguir el blog. Si tienes dudas consulta siempre a profesionales formados.

Publicado por Edurne Escalada

Fisioterapeuta Uroginecológica y Obstétrica. Especialista en Terapia Manual y dolor miofascial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: