Tratamiento de la candidiasis genital

Hay pocas cosas más molestas a nivel vaginal que las dichosas cándidas. Quién más o quién menos ha sufrido la visita de estos simpáticos «bichitos»… si esque se les puede llamar «simpáticos» en primer lugar, y «bichitos» en segundo.

Las infecciones vaginales tienen una alta prevalencia, lo que conocemos como «vaginitis» o «vulvovaginitis» y que causan un tremendo disconfort son producidas por diferentes organismos que veremos ahora.

Hay varios bichillos que pueden ser responsables de esto, entre los más habituales se encuentran: la Gardnerella (que produce una vaginosis bacteriana), la Trichomona (parásito que se contagia a través de las relaciones sexuales) y por último la Cándida.

La Cándida Albicans que es a quién vamos a dedicar estas líneas es la principal responsable de las infecciones vaginales, la más común y por desgracia en ocasiones recurrente, con tendencia a la cronificación. Su aparición y consiguientes reinfecciones no son hechos casuales sino que se explican por alteración de las mucosas.

¿Qué es la Candida Albicans?

La Cándida Albicans es un hongo que habita la cavidad oral, el tracto gastrointestinal y la vagina. Tiene como función la digestión de los azúcares mediante la fermentación de los mismos, es decir, se alimenta de GLUCOSA.

Todos los humanos tenemos cándida como parte de nuestras flora, y cuando existe en cantidad equilibrada no da ningún problema, pero se puede convertir en un patógeno si aumenta demasiado su crecimiento, ya sea en la zona bucal, en el intestino o en la vagina.

¿Qué signos provoca la infección vaginal por Cándidas?

Los síntomas que se asocian con una sobrepoblación a nivel genital son realmente molestos para la mujer e incluyen:

  • Leucorrea (aumento excesivo del flujo vaginal)
  • Eritema o enrojecimiento en la vulva
  • Picor intenso
  • Ardor
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales)

¿Quién tiene más riesgo de sufrir Cándida Albicans?

El sobrecrecimiento de la cándida albicans se puede producir por varios motivos que veremos a continuación.

Si bien muchas veces crece de forma puntual debido a algún desequilibrio en la microflora, (como después de la toma de algún fármaco) y con tratamiento médico se resuelve, en otras ocasiones desaparece y reaparece de forma reiterada llegando incluso a cronificarse en algunas mujeres.

Tendrás más riesgo de padecer Cándida Albicans si:

  • Comes muchos azúcares, ya que la cándida albicans se alimenta de ellos
  • Eres diabética, por el exceso de glucosa
  • Has estado sometida a tratamientos prolongados con antibióticos, ya que los antibióticos matan a parte de tu microflora protectora
  • Tienes alguna enfermedad autoinmune, que altera el equilibrio mucoso
  • Realizas duchas vaginales, arrastrando parte de tu flora protectora y exponiendo la vagina a la colonización de otros organismos
  • Tienes poca distancia ano-vulvar, que facilita el acceso de bichitos desde el intestino
  • Padeces estreñimiento, ya que se generan más hongos en las heces que pasan más tiempo en el intestino
  • Tienes la vagina más abierta, que permite la entrada de oxígeno en una zona dónde no debe haberlo
  • Tienes cambios hormonales: durante el embarazo, la menopausia

Si bien es cierto que las alteraciones del pH vaginal no tienen una influencia directa sobre las cándidas, si que pueden influir en su crecimiento….

¿Por qué importa el PH?

La microflora de nuestra vagina está controlada por un bacilo que se llama DODERLEIN, que se alimenta de un transudado que existe en la mucosa de la vagina, creando ácido lactico y propiciando un medio ÁCIDO.

La disminución de los bacilos de doderlein producirá un aumento del pH vaginal, lo volverá BÁSICO y favorecerá el asiento para que otros bichitos puedan colonizar las mucosas.

¿Qué hace que Doderlein disminuya?

El aumento de abertura vaginal por un suelo pélvico hipotónico, los cambios hormonales, el estreñimiento que produce un incremento de la concentración de hongos sobre las heces……

ESTADO DEL SUELO PÉLVICO, MUCOSAS Y PH IRÁN LA MANO.

Tratamiento de la cándida albicans

Los tratamientos médicos habituales cuando existe un sobrecrecimiento de la cándida albicans incluyen medicamentos orales u óvulos antifúngicos.

Los probióticos naturales orales y vaginales también pueden ayudar sobretodo si es necesario reestablecer las mucosas y el pH vaginal como hemos visto.

La Fisioterapia del Suelo Pélvico es muy útil en el tratamiento de las cándidas de repetición, aquellas que se presentan de forma más seguida, reaparecen y no responden adecuadamente a los tratamientos médicos.

Quede claro que los cambios en la dieta serán super importantes para matar literalmente a las Cándidas, porque como has visto, las Cándidas vienen del INTESTINO.

El fisioterapeuta del suelo pélvico tras la anamnesis y una valoración pelviperineal puede establecer el motivo del sobrecrecimiento de las cándidas y proponer tratamientos funcionales para acabar con ellas.

El tratamiento versa sobretodo en:

  • Modificaciones en la dieta: sobretodo reducir los azúcares. Hemos dicho que cándida albicans viene desde el intestino y que se alimenta de azúcar por lo tanto una dieta baja en glucosa hará digamos que se «muera de hambre» y ayudará a cortar el sobrecrecimiento.
  • Recomendaciones sobre la higiene y control del entorno: esta es la forma de evitar que la cándida pueda llegar más fácilmente a la vagina. Es importante después de ir al lavabo limpiarnos de delante hacia atrás, no hacer duchas vaginales y cuidar con los jabones que pueden irritar la zona.
  • Tratamiento de las mucosas: si la mucosa está irritada los bichos campan a sus anchas. Por tanto el equilibrio de las mucosas será fundamental durante el tratamiento. Tu fisioterapeuta puede recomendarte complementos de vitamina E para el reequilibrio de la mucosa además de las modificaciones en la dieta.
  • Reequilibrio del suelo pélvico y de la abertura vaginal: si existe una hipotonía del suelo pélvico con aumento de la abertura vaginal el pH vaginal se verá alterado dado que la vagina debe estar cerrada, sin aire. En este caso será fundamental recuperar el equilibrio de la musculatura pelviperineal.
  • Manejo del estreñimiento: tanto mediante cambios en la dieta como mediante reeducación abdomino-perineal si la causa del estreñimiento es funcional (problemas de motilidad, hipotonia del músculo puborectal…)
Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

Además las infecciones reiterativas dañan las mucosas y pueden hacer que la musculatura perineal se contracture y aumente su tono, produciendo molestias durante las relaciones sexuales. Tu fisioterapeuta pelviperineal te puede ayudar a reequilibrar estas tensiones mediante técnicas de terapia manual, descongestión..

Llegados a este punto ya conoces mucho a cerca de las cándidas y su tratamiento, por ello ahora entenderás que: eliminar los azúcares, productos refinados y usar antimicóticos naturales serán la llave del tratamiento. Dichos cambios deben mantenerse por un mínimo de dos meses para luego incorporar a la dieta algunos de los alimentos eliminados en una cantidad adecuada.

Recuerda además que una dieta equilibrada es necesaria para todo el equilibrio de nuestro sistema inmunitario, quién nos protege de los patógenos.
Esta dieta debe estar basada en: verduras, carne y pescado de calidad, huevos ecológicos y libre de sobreprocesados.

Publicado por Edurne Escalada

Fisioterapeuta Uroginecológica y Obstétrica. Especialista en Terapia Manual y dolor miofascial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: