Actividad sexual en la menopausia

Durante la menopausia la mujer experimenta una serie de cambios que pueden influir sobre la actividad sexual. Se produce una disminución importante de los niveles de hormonas como son el estradiol, la progesterona, la testosterona o la androsteneidona.

La disminución del flujo sanguíneo en la zona genital vinculado a estos cambios hormonales (sobretodo a los estrógenos) conduce a cambios en la mucosas y en la flora vaginal.

Síntomas molestos que se pueden presentar…
  • Menor lubricación vaginal o que esta se encuentre más retardada produciendo molestias durante las relaciones sexuales (dispareunia).
  • Infecciones que conducen a padecer vaginitis y vaginosis ya que la mucosa es más fina, más débil y menos elástica.
  • Menor respuesta erótica a la estimulación de las zonas erógenas.
  • Disminución de la sensibilidad.
  • Disminución del apetito sexual y en general de la líbido con menos fantasías sexuales.

Ante todos estos cambios…¿Significa esto que necesariamente la menopausia tenga que implicar el fin de la sexualidad en la mujer?

La respuesta es NO, cada mujer es diferente y hay muchas que se mantienen sexualmente activas presentando una lubricación vaginal correcta y elasticidad de sus tejidos durante la menopausia.

Este hecho nos indica que hay otros factores como la salud global física, el estrés o la pareja sexual los que parecen tener incluso más influencia en la actividad sexual.

La sexualidad no es algo estático, sino que cambia a lo largo de nuestra vida influída por factores no únicamente biológicos sino psicológicos, sociales, económicos….por lo tanto sería tonto reducirlo todo al factor hormonal.

La sexualidad cambia a lo largo de la vida de modo que re-encontrarnos con nosotras mismas, descoitalizar las relaciones sexuales y buscar otras formas de placer son poderosas armas que mejoraran nuestra vida sexual

En cualquier caso se recomienda a las mujeres mantener un estilo de vida saludable, realizar ejercicio físico, alimentarse correctamente, gestionar el estrés y practicar sexo. Todos estos hábitos conllevan un buen equilibrio hormonal y ayudan al bienestar físico y mental. Pensad que somos química.

Fisioterapia del Suelo pélvico en la menopausia

Los fisioterapeutas especializados en suelo pélvico podemos ayudarte:

  • Mejorando la calidad de las mucosas, necesarias para mayor sensibilidad y placer.
  • Enseñando ejercicios para mejorar la vascularización (llegada de sangre) en la zona genital.
  • Guiándote en ejercicios y prácticas que ayuden a mejorar tu autoconocimiento.
  • Aliviando síntomas como el dolor y mejorando la lubricación vaginal.
  • Reeducando el suelo pélvico y la postura.

Un suelo pélvico elástico, con un tono adecuado y consciente mejora tu rendimiento sexual

Espero que te sea útil. Si quieres conocer más sobre como la fisioterapia puede ayudarte en tu vida sexual pulsa aquí.

Publicado por Edurne Escalada

Fisioterapeuta Uroginecológica y Obstétrica. Especialista en Terapia Manual y dolor miofascial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: